F

UJ Explorer

Cusco: Las caminatas que no conoces (Parte 1)

Publicado el 2 de Abril del 2017

Escrito por: Ximena Arrieta


Por su rica historia y belleza natural, Cusco es uno de los lugares preferidos de los amantes del trekking, quienes llegan hasta la ciudad para emprender la aventura por una ruta famosa a nivel mundial: el Camino Inca hasta Machu Picchu.


Sin embargo, solo 404 mil personas al año tienen la oportunidad de andar ese camino debido a la restricción de cupos dispuesta por la Dirección Regional de Cultura de Cusco. Esto hace que los espacios se copen en poco tiempo y las reservaciones se realicen con meses de anticipación. Entonces, ¿qué hacen los otros entusiastas del senderismo que no alcanzan el ansiado boleto?


Para ellos, la ‘Ciudad Imperial’ guarda otras rutas increíbles que se recorren en un día, que visitan tanto formaciones naturales como centros arqueológicos poco concurridos o pueblos que mantienen viva la herencia de los incas con sus costumbres hasta el día de hoy.


1. Balcón del diablo

Disfruta de un camino rodeado de eucaliptos y queñuales hasta el Balcón del diablo, una formación rocosa generada por la erosión del agua del río Chakán. En la ruta encontrarás restos arqueológicos que son señal de la importancia que el sitio tuvo durante la época de los incas, como fuentes, terrazas y piedras talladas.



2. Huilloc – Pumamarca

Lo que hace de Cusco un lugar increíble, además de su pasado inca, son sus comunidades. Huilloc, por ejemplo, es un pueblo que hasta hoy mantiene las tradiciones en sus casas, forma de vestir, de vivir y de dividir el trabajo. A unos kilómetros está Pumamarca, un centro arqueológico con terrazas, chullpas (torres) y canales. Desde ahí se camina hasta Ollantaytambo, el ‘pueblo inca viviente’, a dos horas de distancia.



3. Moray – Maras

Dos de los famosos atractivos de Cusco recorridos a pie con una hermosa vista de la Cordillera Vilcanota. Moray fue un laboratorio agrícola donde los incas sembraban distintos alimentos y veían la forma de mejorarlos o determinar el mejor microclima para que se desarrollen. A dos horas de distancia están las salineras de Maras, con sus más de 3,000 pozos construidos en la cuesta de la montaña Qaqawiñay. Un lugar impresionante.